martes, 12 de febrero de 2013

Tenía boletos de primera fila para ver cómo desaparecías de mi vida. Me sentaré en la butaca del final para ser una simple espectadora de la segunda parte de esta tonta historia con guionistas mediocres incapaces de encontrarle un puto final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada