domingo, 8 de abril de 2012

Me miras y sonríes. Me haces bajar la mirada. Cuando oigo tu voz, mi mente se queda en blanco, mi cerebro se paraliza y mi boca suelta la primera chorrada que se me ocurre. Cuando te veo, mis pies se dirigen automáticamente hacia ti, sin ninguna oportunidad de cambiar su dirección. Cuando nuestras manos se rozan... INDESCRIPTIBLE. No sé por que será que me tienes tan perdida. Supongo que será tu risa, tus ojos, tu sentido del humor, o todo lo que te hace absolutamente perfecto. Bueno, aunque también esta eso de que los imposibles se atraen y que los "no puedes" ayudan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada