viernes, 23 de noviembre de 2012

¿Sabes ese momento en que todo parece más bonito, en que cada sonrisa te acelera el pulso de una manera desproporcionada? ¿Ese gesto de rozarte la mejilla con sus dedos, como ríes ante sus gracias aunque sean una tremenda estupidez , y como te pierdes en su mirada sin darte cuenta? ¿Ese justo momento en el que te das cuenta de que no recuerdas lo que era estar si él, cuando notas que cada canción que suena en tus auriculares tiene su esencia, cuando todo alrededor te lo trae a la mente o como anhelas su olor característico? Al principio pasa desapercibido, pero así, sin más, la sensación te explota en la cara. Y es justo entonces, cuando te das cuenta, cuando todo cobra sentido, estás enamorada, y no puedes ni quieres hacer nada para remediarlo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada