lunes, 7 de noviembre de 2011

igo contando con los dedos de las manos los besos que te pude dar. No olvido cada caricia que te regalé. Ni cada una de las emociones que me hiciste sentir. El saber como poco a poco me hice un hueco a tu lado. Me fascinaba recorrer mis labios por los tuyos, hasta fundirnos con el calor del verano. Cada mirada tan intensa, en la que tus ojos y los míos, se confundían. Estar hasta las tantas de la madrugada escuchando esa canción que tanto me recuerda a ti, sabiendo que no puedo hacer nada. Saber que me tienes como a una amiga especial. La que un día fue todo, pero ahora, quedé como un pequeño montón de recuerdos.
Todas las ilusiones que algún día me hiciste, para después no conseguir nada. Y aún así, aquí sigo luchando. Dicen que un clavo, saca otro clavo. Yo digo que todo el que lo diga, miente. Ni estando con el chico más perfecto del mundo, podría sustituir tu falta en mí. Tan solo busco tu felicidad junto a la mía. El pensar que alguna vez todo pueda volver a aquel día que estabas a mi lado.
¿Qué más decir? Me conoces perfectamente. Intento conservar la pequeña amistad que tenemos, para que con el tiempo florezca, y consiga tener lo que tuve. Lo he intentado de mil maneras, pero aún así, no voy a dejar de luchar, y luchar, me dan igual las heridas, la espera, tendrá recompensa. Soy jóven, tendré la fuerza y el valor, de conseguir lo que me propongo. Mi reto.. eres tú

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada