jueves, 26 de julio de 2012

Hay veces que la única manera de organizar mis pensamientos es coger un papel, un bolígrafo y dejar que mi mano escriba lo que mi boca no se atreve a decir, lo que mi corazón no se atreve a sentir, ni mi cabeza se atreve a pensar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada