viernes, 14 de septiembre de 2012

Y puede que cuando te acuerdes de mi, yo... yo ya me haya olvidado de ti.

Ella FUÉ una gran amiga 
Algún día te acordarás de mi, no sé cuando, no sé donde ni sé el porque. Pero lo harás y no por las locuras que haciamos, no por todo lo que te quise, ni si quiera porque conozcas a alguien que esté tan mal de la cabeza como yo. Te acordarás de mi en ese momento, justo en ese en el que mires a tu alrededor y me busques, y no me veas ahí, a tu derecha, donde siempre solía estar. En el lado que dedicaste a contar tus confidencias a ese grupillo de personas en las que confiabas, espero que ellas si que sigan a tu lado, de verdad lo espero. Te acordarás de mi en ese instante en el que te entren ganas de llorar porque hace mucho tiempo que no te abrazan ni te dedican una sincera sonrisa solo por alegrarte un poquito más el día, siempre en la medida de lo posible claro. Te acordarás de mi la próxima vez que te digan adiós, un adiós irrevocable, no como los míos que son demasiado cuestionables, un adiós rotundo, sin vuelta atrás. Y te darás cuenta que los míos, aunque no valieran nada, te hacían sentir mejor por el simple hecho de que yo no soy de las que se largan, ni de las que se quedan esperando. Soy de las que están atentas, desde lejos, intentando hacer algo para que no sufras, para que lleves la vida que quieres llevar. Soy de las que te disculpan sin tener razon alguna para hacerlo, y créeme que eso lo echarás de menos algún día.
Pero puede que ese día, cuando te acuerdes de mi, yo... yo ya me haya olvidado de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada