lunes, 3 de septiembre de 2012

Ten los cojones de acercarte y conocerme

No sabes nada de mi, no tienes ni puta idea, así que no vengas a juzgarme, a llamarme borde, fría, histérica o bipolar. Ten los cojones de acercarte y conocerme. De descubrir que más allá de la fachada hay una chica cariñosa que se muere por tener a su lado un príncipe azul, que se enamora con cada puto "Buenos días princesa" que le dedican. Que se vuelve loca con unos ojos bonitos. Que aprendió de la vida a base de decepciones y que adoptó como método de supervivencia eso de aguantar las lágrimas, apretar los dientes y sonreir. Que cuando no puede más, en vez de llorar, se lava la cara, se mira al espejo y promete comerse el mundo en vez de dejar que el mundo la coma a ella. Que pasó de ser la niña perfecta a la rebelde mentirosa. Que va de dura por la vida y no deja que cualquiere vea más allá de donde ella quiere. Que lleva años durmiendose rayada. Que no tuvo infancia y que con diez años la trataban más como a una adulta que con catorce. Pero una chica a la que hace falta muy poco para hacerla muy feliz. Que se ilusiona como una niña pequeña. Que tiene demasiados sueños que la desbordan. Que bastan un par de abrazos para que esté contenta. Que si quiere puede enamorarte con un par de sonrisas. Que le encantan los "te quiero" sin venir a cuento. Que le dan venas y llama cariñosamente a todo el mundo. Que odia estar mal. Y que lucha por encontrar su lugar en el mundo, aunque este sea pequeño...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada