domingo, 23 de octubre de 2011

Tengo una lista infinita con cosas que me gustaría decirte. Que te quiero, está entre ellas. Pero también que te odio. Te odio, por que nunca me ha gustado que mi estado de humor dependa de otra persona, como ahora mismo depende de ti. También me gustaría ser capaz de contarte todo lo que pasa por mi cabeza. A menudo son tonterías, pero también se me pasan cosas importantes, que solo soy capaz de escribir. Que te necesito, ahora mismo. Pero también te necesitaré dentro de cinco minutos, dentro de dos horas, y cuando tenga mi primera entrevista de trabajo. Necesitaré que me digas que soy capaz, que puedo con todas, aunque sea mentira, quien sabe. Necesitaré tu sonrisa cuando el mundo me coma, cuando me pisoteen por todos los lados, como hacen cada día en el instituto, pero dentro de diez años será gente más importante. Que si hay algo por lo que estoy aquí, no es nada más que por ti, y bueno, puede que halla alguna cosa más, pero ni la mitad de importante que tú. Me gustaría que supieras que te estaré eternamente agradecida, que incontables son la veces que me he sentido sola, y que he estado a punto de rendirme, pero ha habido algo que me ha parado, y eso has sido tú. Sobretodo, quiero que sepas que por mucho que te lo repita día tras día, no es mentira. Tanta cosas me gustaría decirte, pero aún no he reunido el valor suficiente para contártelas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada