domingo, 27 de marzo de 2011

♥!

Hay días que parece que le ha comido la lengua un gato, que le digas lo que le digas su única respuesta será una mirada de enfado. Que parece que si te hacercas demasiado vaya a crear un aro de fuego a su alrededor. Pero otros días no es así. Otros días se levanta contento porque se ha despertado con una canción movida, o porque ha tenido un sueño precioso, o porque ha desayunado una de esas ensaimadas rellenas que tanto adora... Esos días en los que llega con una sonrisa gigante a clase, en los que más que caminar parece que vaya dando saltitos de baldosa a baldosa... Esos días yo solo lo miro. Desearía poder acercarme y hablarle de cualquier tema sin sentido. Poder mirarlo no solo cuando no se da cuenta, sino mantener la mirada incluso cuando me mire. Pero sé que es imposible y que nunca lo conseguiré, asique mientras tanto me conformo con quedarme sentada y calladita mientras el va dando saltitos los días alegres y camina cabezabaja los días tristes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada