domingo, 27 de marzo de 2011

(L)

Siempre andan igual, siempre con la misma historia, siempre discutiendo o peleando, siempre buscando estúpidas escusas para estar juntos. Ya llevan por lo menos quince minutos con el guión de siempre: él la asusta, ella intenta pegarle, él la esquiva, ella se enfada y lo vuelve a intentar con más ahínco, él se ríe la coje y la inmoviliza, la abraza por detrás fuerte, muy fuerte, ella lo intenta de mil maneras pero no puede escapar de sus brazos, lo cierto es que tampoco pone todo su empeño, en el fondo le gusta estar con él, tan cerca de él. Al pasar varios intentos, gritar y finjir el mayor de los enfados ella le acaba diciendo:
-Sueltame, ¡YA!
Él divertido, con una sonrisa pícara se acerca a su oído y le susurra:
-¿Y si no quiero?
Un escalofrío recorre todo el cuerpo de la chica, empezando por su oreja y acabando por sus pies, sin querer se estremece y para desgracia suya él lo nota y le dice:
-¿Qué te ha pasado que ni me gritas ni me pegas?
-¡Ahora verás, idiota!
Se gira con todas sus fuerzas y se abalanza sobre él con todas sus fuerzas, muerde su oreja pero baja el ritmo, la muerde despacio y con suavidad una simple caricia que hace que él relaje todos sus músculos y sin quererlo se da por vencido. Ella es ahora la que sonríe y le dice:
-¿Qué te ha pasado que ya no me sujetas con fuerza para que no me escape?
-Asko maite zaitut.
-Jo també t'estime molt.
Y de éste modo se dijeron te quiero y pasaron de las peleas a los besos, hasta que llegó Septiembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada