domingo, 27 de marzo de 2011

(L)

Momentos de soledad inspiradora son los que ahora mismo acompañan todo mi ser, momentos que, como ya he dicho antes, transcurren a demasiada velocidad mientras estoy sola. Nunca dependí de nadie, siempre mantuve mis creencias y convicciones fijas, siempre me creí autosuficiente, tú nunca me hiciste falta. Puedo seguir así, puedo continuar con mi vida sin saber nada de ti, aunque a cada instante me muera por recibir una llamada tuya, me conformo con que sea perdida, una carta o una simple noticia que me llegue de unas segundas bocas que tenga algo que ver contigo y con tu vida. Está demostrado que puedo aguantar meses sin saber nada de los nuevos capítulos que adornan tu rutina y seguir sintiendo lo mismo, incluso puedo permitirme el asegurar que cada vez que calculo el peso de mis sentimientos hacia ti han engordado, está demostrado que no necesito saber qué llevas puesto ni que has desayunado hoy para pensar que te quiero. También está demostrado que no puedo evitar sentir que lo que más deseo en estos momentos es volverte a ver, no necesito que me digas cómo estás ni porqué me dejaste de hablar cuando más te necesitaba, puede sonar típico, tópico y llevar un extra de azúcar, pero te aseguro que ahora mismo nada me podría hacer más feliz que ver tu mágica sonrisa a menos de cinco centímetros de mi boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada