sábado, 2 de abril de 2011

A.(L)


+¿Por qué me miras así?
-Estoy reflexionando sobre todo lo bueno que tienes. Pensando en todas y cada una de tus virtudes.
+¿Por ejemplo?
-Tienes la virtud de darme la calma cuando me altero, la de hacerme callar cuando es necesario, la de protegerme bajo tus brazos cuando algo me asusta, la de hacerme reír hasta que me duelan las mejillas, la de hacerme sentir especial, la de animarme en mis peores momentos... Eres perfecto
+Eso lo dices porque me quieres, pero sabes que no es verdad
-¿Sí? Pues dime algún defecto que tengas
+Soy tímido, reservado, callado, impaciente y, a veces, borde. Soy incapaz de demostrar mi cariño a los demás tanto como ellos me lo demuestran a mí. Soy una persona solitaria e independiente, y por eso, hago muchas veces daño a quienes no lo merecen. Necesito mi libertad, mi espacio. Estoy acostumbrado a recibir más de lo que doy. No me entiendo a mí mismo y consigo confundir a los demás. Intento ser sincero pero casi nunca lo consigo. Soy experto en crear mil y una escusas.
¿Te vale con esos?
-Déjame confesarte una cosa
+Dime
-Me encatarán tus virtudes pero me enamoré de tus defectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada