domingo, 8 de mayo de 2011

Parece que el destino no quiere que nos separemos.

Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada