lunes, 23 de mayo de 2011

Pues hoy no tengo sobre qué escribir. Ha sido una mierda de día, la gente es alucinante, vamos, cada vez flipo más. Pero bueno, el ser humano es así, gilipollas por naturaleza, es inevitable. Estoy generalizando, porque, quitado de casos excepcionales, los demás lo son. No finjamos, lo somos, sí. Somos gilipollas, estúpidos, creídos, prepotentes, y, por lo general, malos. Malos con los demás. Preferimos mantenernos al margen y hacer de cuentas que nada pasa antes que pedir perdón. Ostia gente, que el perdón no es de débiles, es de valientes joder, haber si queda clarito. Normalmente nos tememos tanto a nosotros mismos que nos intentamos forjar una personalidad impropia, que no nos corresponde. Pues no, joer, que no. Que nos dejemos de hacer estupideces, que no por fingir ser alguien mejor no nos querrán más, que la gente nos quiere por lo que somos, no por lo que queremos ser. Pues sí, people, pues sí. Desbordamos superficialidad y somos mentirosos. Vamos, que si nos fuera a crecer la nariz por cada mentira que soltamos por esa bocaza que tenemos, la tendríamos ya de setenta mil kilómetros, y no digas que no porque te crecerá más. Ni confianza ni mierdas, aquí no hay nada. No, nos empeñamos en pedir confianza a quienes consideramos amigos, pero no somos capaces de darla. Quizás por miedo a la decepción o por ser idiotas perdidos. Criticones lo somos todos un rato. Mira que fea va esa, ¿cómo puede combinar eso con lo otro? Menudo gusto. Pero míratela bien, si se le sale la chicha del pantalón. Pues gente, que es lo más normal. O, lo que se suele decir, claro, si come tanto es normal que esté así. Pues sí, que hay personas que sí, pero otras que puede que tengan un problema de salud. Pero no, nos gusta meternos con los demás, somos puñeteros. Nos encanta hablar de nosotros mismos y evitar temas de conversación que nos son indiferentes. Nos gusta el morbo, es increíble. Pero son cosas que son así y no hay más remedio que aceptarlas, convivir con ellas, adoptarlas como nuestras para ser aceptados y si alguien tiene un poquito de personalidad, evitar pisar la mierda en la que se sumergen los demás.
Pero bueno, como decía, que hoy no hablo de nada. Pasad un buen lunes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada